30 comentarios:

Daniel Casares Román dijo...

Con su cuerpo tendido en el suelo, en señal de humildad y de súplica, tal y como mandan los preceptos de la Iglesia Católica en el rito de la ordenación sacerdotal, un joven diácono va consumando, en el interior de un templo cristiano, todas y cada una de las fases propias de dicho ritual. Mientras tanto, y según las creencias de esta particular religión, los presentes se arrodillan y cantan la letanía de los Santos pidiéndoles a estos, que ayuden al que terminará ordenado sacerdote.

Luis Gomez dijo...

Yo he visto este rito en varias oportunidades. Siempre una hermosura y de alguna manera duro visualmente. Hermosa tu toma Daniel.

Rubens Castillo Barragán dijo...

Curiosa toma, es dificil, ya que siempre estan llena de los familiares de los jovenes que se ordenan sacerdotes. Un saludo desde Sevilla.

Jose Ignacio Pardo (Luces Personales) dijo...

Mundo de contrastes.
Situaciones tan distantes y no sé si atreverme a decir extremas, como la día del Orgullo Gay y esta Ordenación Sacerdotal, paradójicamente son temas muy fotográficos, a todos nos cuentan algo y a casi nadie dejan indiferente, otras cosa es que nos atrevamos a decir lo que pesamos realmente.
Me gusta esta foto en La Iglesia de La Merced, es totalmente intemporal si la sacas dentro de 30 años pasará por contemporánea y si me dices que los tiene, me lo creo.

Elena Durán dijo...

"esta particular religión" (jajajaja) Toma impresionante, Dani...qué LUZ, esa que nos debería iluminar para guiarnos por la senda que nos "conduzca al señor".......

En serio, impresionante la luz..
Muaks!

David Lázaro dijo...

La imagen me transmite mucho dramatismo: el diácono que se tiende en el suelo, sumiso, los sacerdotes le dan la espalda y le ignoran para pedir que le ayuden, y esta ayuda es sobretodo que no caiga en el pecado... ¿Pecado? ¿Por qué tiene que haber pecado? Conciencia es lo que deberíamos tener, y se acabarían las religiones particulares.
Un saludo.

David dijo...

Otra ventana más que nos abres para descubrirnos, en este caso, creencias y religion. En esta ocasión bien cerquita. Una imagen que no deja indiferente.

Un abrazo.

Manuel Espadafor Caba dijo...

Respetar lo que ven nuestros ojos, así veo esta magnífica foto, respetuosa.

Trizbeth dijo...

Imponente imagen que has captado magistralmente con tu lente, momento espiritual y único para el que lo realiza
Todas tus fotos hablan por si solas y eso ME ENCANTA DANIEL!
Besos
Bea

Pat.mm dijo...

!Como me suena! ¿De dónde es esta fotografía?

Doug Hickok dijo...

Your work is insightful and full of the impact of humanity. And I love your strong use of color.

Fábio Martins dijo...

WOW! Excelente qualidade, enquadramento e tempo de exposição

Daniel Casares Román dijo...

Para despejar la duda de Pat.mm la foto está tomada el pasado sábado en la Basílica de La Merced en Jerez de la Frontera, al sur de España.

Un saludo a todas y todos!

En breve más!! ;)

Manuel Collantes Galea dijo...

UN TONO DE LUZ IMPRESIONANTE, PARA UN MOMENTO CARGADO DE EMOCIONES.
COMO SIEMPRE FELICIDADES.

Ekatiia dijo...

Curiosa fotografía, a pesar de no ser creyente, lo considero parte de la cultura de los diferentes lugares, y resulta curioso y bello. Un saludo :)

tierramojada dijo...

Madre mía, qué dura labor le espera. Y qué grande. ;)

Un beso, Dani!

essi dijo...

Excellent picture . Wonderful light.

Sônia Brandão dijo...

Um momento precioso muito bem registrado.

Manuel Espadafor Caba dijo...

La poca deformación del retablo y la vista del suelo me hace pensar que el fotógrafo está sobre una plataforma y usado un tele objetivo medio y no gran angular. No sé si estoy en lo cierto pero estos datos son interesantes.

tusen dijo...

Many "strong"photos at your blog!

Daniel Casares Román dijo...

Te explico Manuel, la foto está tomada con un angular lo que ocurre es que está un pelín reencuadrada y bueno, al quitar un par de milímetros por los lados, eliminé la parte más deformada por la lente. De hecho, si te fijas en los curas de los extremos, sí están un poco deformados La aberración propia de estas distancias focales.

El hecho de que se vea el suelo (me pareció fundamental para que se viera al diácono tendido en él) es el resultado producido simplemente por que me acerqué mucho a la escena.

Estaba esperando ese momento y cuando llegó, simplemente me levante caminé hacia el altar y me puse a disparar a un metro y medio de la escena.

Con la misma discreción y respeto guardé la cámara, salí del templo y me largué.

Un abrazo!

Manuel Espadafor Caba dijo...

Gracias por la explicación Daniel, no todos se prestan a eso, por otra parte y recreándose en la foto, sólo le falta que el joven diácono empiece a levitar de un momento a otro...

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Yo estoy muy familiarizado con el rito de ordenación presbiteral (Sacerdote), pero no recuerdo al menos que en ella se arodillasen los demás miembros, desde luego me sorprendió la toma, debe de tener varias modalidades el rito. Un saludo.

Natalia Ortiz dijo...

Buena fotografía, Daniel :)

Lisa RedWillow dijo...

Brilliant . The color is fantastic.
Smilply wonderful

Rossana Arellano Guirao dijo...

ESTA MARAVILLA VISUAL EN POESIA, mucho se siente al tener el privilegio de aistir a una de estas ceremonias.

Gracias por compartir tus imagenes.

Saludos

Rossana

María R. dijo...

¡Qué hermosa toma, Daniel!nunca estuve presente en una ordenación sacerdotal. Esa postura de entrega completa, total, eriza la piel.
Un abrazo! tu trabajo, como siempre, un lujazo, amigo!

white carnation dijo...

連想させる映像はよくないと思う。

Yasmine Lemos dijo...

adoro vir aqui.Fotos que emocionam
bjs

João Batista de Lacerda dijo...

La fotografía es un arte, y usted es un artista.