30 comentarios:

Daniel Casares Román dijo...

Esta fotografía la hice en Chile, hace ya unos cuantos años...

Saben? Una de las tareas más difíciles para un fotógrafo es La Edición, y dentro de ésta, la más complicada, la que puede hasta quitarte el sueño es la de "los descartes" ¿qué fotos quedan fuera del trabajo final?

Un reportaje (así me enseñaron en la escuela) no debería contener ni una sola foto de más (ni de menos). Y claro, aquí es donde empieza el calvario para cualquier autor: ¿cuántas fotos quedarán fuera?, ¿cuáles? ¿qué fotos tendré que sacrificar para que el trabajo quede completo pero... sin más "información" de la necesaria?

Y siempre (siempre) ocurre lo mismo. Siempre hay fotografías que te gustan mucho, muchísimo, pero que al final por alguna razón quedan fuera...

("Cajonazos"... como se diría en Cádiz)

Y piensas, ¿de verdad una fotografía que me gusta tanto tanto se va a quedar por siempre en el cajón, sin que nunca vea la luz??

Hoy me he levantado y he dicho NO. Así que una vez escaneada, aquí la tenéis!

Espero que os guste tanto como a mí, y un saludo a todos los huasos chilenos!

Daniel Casares Román dijo...

http://www.danielcasaresroman.com/trilla.html

Jesus de Leon dijo...

Pues claro que nos tiene que gustar Daniel, es muy buena y ademas nos transporta al pasado, yo esto recuerdo haberlo visto de muy pequeño en mi pueblo y aunque es de Chile bien podría ser de España.

Un saludo y que tengas un buen dia.

ania dijo...

Another stunning photo.

victoria eugenia dijo...

Bonita fotografía de las labores del campo. Mis felicitaciones. SALUDOS.

CSJ dijo...

Come sempre fai sempre delle ottime fotografie!
Il tuo stile mi piace!!!

lil miss Sauniya' dijo...

I love this!!

Luis Gomez dijo...

Bellisima Daniel!

dianne dijo...

Beautiful colours and contrasts!

xoxoxo ♡

murci dijo...

muy buena me gusta el azul y la primera figura.Has hecho bien en rescatarla.
Un abrazo

Doug Hickok dijo...

Extraordinary composition and decisive moment.

Fábio Martins | Fotografia dijo...

Grande registo Daniel. Foto-jornalismo no seu grande momento

David Toms dijo...

The colours and contrasts are beautiful

tierramojada dijo...

Me gusta. Y mucho. Y ésta es de las que más por tres razones: en primer lugar, porque el color que reina es el azul, como ya te habrás imaginado. ;) La segunda, porque parece que tras esos dos hombres amenaza con llegar una tormenta de esas que lo arrasan todo.
Y la tercera, porque muestra, entre sombras y figuras delicadas, esos esfuerzos que se requieren para trabajar en el campo.

No las dejes fuera, eres tú el capitán de tu obra. Y de tus fotografías.

Un abrazo, Daniel!

PD: Hay algo que siempre he querido preguntarte... Cuando fotografías a las personas de cerca, casi intimidándolas, ¿no te ha dado vergüenza alguna vez por si te pudieran decir algo? Es que cuando fotografía a alguien por la calle, siempre lo hago rápido por si se vuelve y me dice: "Oye, nena, ¿qué haces?"
Sí, lo sé, es una tontería, pero no puedo evitarlo.


:) María.S

María dijo...

Sólo puedo decirte que jamás había encontrado en ninguna fotografía la intensidad de color que tú nos ofreces en cada una de las tuyas.
ENHORABUENA.
Un beso.

Manuindiana dijo...

Preciosa,me recuerda a las labores de mi Pueblo,en tiempos de verano,curar la hierba ,para luego meterla en el granero(Tenadas aqui en Asturias)
Saludos

Daniel Casares Román dijo...

María, mañana con tiempo entro y te escribo...

buenas noches a todos y todas..

y GRACIASSSS!!

Bernardita Z dijo...

soy chilena y me gusta la fotografía, razón suficiente para que me guste tu foto de la trilla!! pero... además, la encuentro intensa, también siento la tensión de una tormenta amenazante en el fondo! bellísima! gracias por rescatarla.

Vittese dijo...

Me encanta ese azul!!
Saludos.

taio dijo...

excelente foto,

Daniel Casares Román dijo...

María, mira, el "secreto" está en no tener nada nada de prisa a la hora de traerte la foto.

Por lo general, para el tipo de fotografía a la que yo me dedico, lo ideal siempre es hablar y hablar antes de empezar a accionar el disparador.

Con todo el mundo se puede hablar, así que merece la pena ocupar buena parte de esos primeros momentos en explicar que somos fotógrafos y qué queremos.

Fotografiar personas es un poquito diferente a fotografiar coches, alimentos o botellas de vino, se necesita de otro tipo de "técnicas" un tanto particulares.

Por muy indígena que sea un poblado, no se puede llegar y empezar a disparar fotos como el que está en una sesión de moda, y mucho menos dentro de un hogar, el procedimiento requiere de una cierta dosis de paciencia, respeto, mucho tacto y una imprescindible cuota de empatía.

Si no tienes todo esto en cuenta, sobre todo lo de la empatía, al menor descuido, se puede derrumbar todo el esfuerzo hecho hasta ese momento.


Hay personas que simplemente no les gusta que un extranjero les fotografíe...

Durante mi trayectoria, a lo largo del camino, y sobre todo cuando pateo África, me suelo tropezar con muchas historias de tribus rurales que no quieren ser fotografiadas por temor a que el fotógrafo con su cámara les robe el alma, a mí particularmente me parece que lo que realmente les echa para atrás, es la simple idea de que ese extranjero al hacerle la foto, saque más beneficio de lo que ellos ganan por ser fotografiados...

Por eso, cuando me acerco a algún poblado, a alguna tribu, lo último que hago es apretar el disparador, prefiero en ese primer contacto que ellos sepan qué hago yo allí, para qué he ido, cuál es mi intención y para qué servirán esas fotografías.

Es básico esa aceptación. Es imprescindible tomarse ese tiempo que a veces dura días o semanas, para poder ser aceptado, sentirse bienvenido, sólo de esta manera, eres capaz de volverte lo suficientemente invisible, como para poder trabajar sin alterar esa atmósfera natural que envuelve la cotidianidad, la idiosincrasia de la vida diaria de esta gente.

Para que el trabajo salga rico (fotográficamente) es imprescindible que esto suceda. Necesito el beneplácito, el acuerdo tácito entre lo que fotografío y yo.

Si no es así, hubiese sido imposible hacer los trabajos sobre los Uros, los Mennonitas o sobre el Jaripeo, por poner ejemplos.

Este beneplácito o permiso es imprescindible no para que posen ni nada por el estilo, nada más lejos de mis intenciones... sino para que pases desaprecibido, para que te vuelvas invisible. Una vez que ese acuerdo esta aceptado, que existe esa autorización todo se vuelve más fácil. Ellos tienen que estar conformes, porque esa conformidad es la que te proporciona esa libertad de movimiento, esa libertad de acción tan necesaria para poder desarrollar plenamente de visión personal el tema.

En las primeras tomas, el sonido del obturador siempre puede desviar la atención de los habitantes de la tribu, pero al cabo de unos días, el sonido se les hace familiar, y ya nadie se percata ni de él, de tu presencia y entonces... lo has conseguido!

Nunca pasa el primer día, pero con paciencia y echándole mucho tiempo te vas a dar cuenta que la escena es tuya, al natural y cuando eso pasa, es fantástico.

Es lo más difícil, es un pelín trabajoso y siempre te queda la duda de ¿podré? ¿o me dirán que no? Pero como ya digo, merece la pena intentarlo, el resultado es tan diferente...

Gracias a todos y todas por vuestro interés y tiempo! De veras!!

David dijo...

Me dejas sin palabras Daniel, me parece tan fantástica tus fotografías, como la dedicación y a su vez el respeto con el que tratas tu profesión. Y eso se nota en tu trabajo. Te deseo toda la suerte del mundo con tu proyecto, espero tenerlo algún día entre mis manos. Un abrazo.

Daniel Casares Román dijo...

joder David...

DavidLzr dijo...

La foto me encanta, pero hay un detalle que la hace si cabe más fascinante: la paja suspendida en el aire, demostrando que no estaban en una pose sino que estaban trabajando, con lo duro que es cualquier trabajo del campo.
Me gustan mucho tus historias, y celebro el comentario sobre cómo aproximarse a la gente. Si mi timidez lo permite lo tendré en cuenta.
Saludos.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Me encanta el poder descriptivo que tiene, su saturación de colores y el contraluz del primer plano. Un saludo.

Fotokarusellen dijo...

What to say. This is a perfect picture. The light is wonderful. Great work.

Úrsula CoCo dijo...

PERFECTA, gracias por sacarla del cajón.

BrandNewStudio dijo...

WonderfulPicture

Siddhartha Joshi dijo...

Nice one...

Rosa Campos Gómez dijo...

Enhorabuena por la gran calidad de tus fotos.
Hoy, cuando por desgracia la hambruna impera en tantos lugares, esta foto aporta un significado más allá del suelo donde se esté trabajando.