11 comentarios:

Daniel Casares Román dijo...

Mateus vive en Munhava, en casa de su abuelo materno, desde que quedó huérfano de padre y madre a la edad de once años. Ambos murieron a consecuencia del VIH/SIDA.

Munhava es un castigado suburbio de más de 10 kilómetros cuadrados al este de Mozambique, donde miles de chabolas se hacinan sin orden ni infraestructura, ni tan siquiera alcantarillado. Donde las condiciones son extremas y la cuota de inseguridad e insalubridad se acrecienta por momentos.

Como él, unos 350.000 niños quedaron huérfanos en Mozambique en los últimos años sin que ningún pariente pudiera hacerse cargo de ellos.

Mateus ha crecido, ha tenido suerte. Se ha hecho un hombre. No todos los hijos de esta "generación perdida" a causa del SIDA pueden decir lo mismo en Munhava

ANRAFERA dijo...

Gracias Daniel por exponernos estos trabajos tan reflexivos. Es una pena y me entristece leer noticias como ésta que nos cuenta sobre el suburbio de Munhava y a su vez me alegra que pese a ello hayan personas, como Mateus, que sobrevivan a todas esas adversidades. Saludo cordial y enhorabuena. Feliz semana.
Ramón

seva dijo...

Hola Dani; gracias por tu comentario, francamente debe ser un privilegio poder viajar y conocer otras culturas y costumbres, enhorabuena por ese gran trabajo que haces mostrandonos estas imagenes y sobre todo gracias a tus comentarios podemos conocer esos pueblos y esas culturas, un abrazo compi.

cascarilleiro dijo...

Verdaderamente ha tenido suerte ¡¡seguir viviendo¡¡como bien dices no todos pueden decir lo mismo.Excelente el retrato empleando en desenfoque.

Saludos.

Polix dijo...

Wow que foto! increible el primer plano ese fuera de foco y el foco en la pequena cara que aperce levemente por encima de hombro. Me hace sentir que el primer plano es algo irreal, algo asi como una cartulina.

bawgaj dijo...

superb

Pedro Rovira dijo...

El desenfoque le da un agobio a la foto que es genial, sabes transmitir el concepto de la toma. La mirada de ese chaval y el enfoque en aquella persona en el hombro como si fuese la misma muerte que le esta mirando mientras le espera. Una foto nada corriente y muy magistral

Daniel Casares Román dijo...

Seva, un día de estos te contaré "el secreto"

julia dijo...

Una mirada tranquila a pesar de haber sorteado la muerte de su "generación perdida", aunque la mirada tras él parece advertirle que la batalla no ha terminado.
El desenfoque en este caso me trasmite ese futuro incierto de este hombre de ojos contemplativos y sumisos a su propia vida.
Gracias por acercanos a la realidad de otros mundos.
Un saludo.

Gore dijo...

Miro su rostro y a pesar del sufrimiento me transmite serenidad.
Muy buena toma.

David Toms dijo...

I am absolutel take with that first photograph! Very nostalgic!